miércoles, 11 de octubre de 2017

292. Personajes Actuales.

Elena Barraquer: Médico. “Nunca me ha pesado el apellido.” Por Andrés Guerra.
Pertenece a la cuarta generación de una de las sagas de oftalmólogos más importantes del mundo. Una profesión con la que se siente realizada y que le permite realizar una labor social maravillosa.

(…) Su clínica es una referencia internacional en la que adinerados jeques árabes se codean (sic) con parados. Todos son atendidos.

Su niña mimada es la Fundación Barraquer, que creó su padre vendiendo el penúltimo Mercedes-Benz 540K, regalo de un príncipe egipcio y del que sólo se fabricaron tres. Hoy su equipo opera alrededor de 3 mil personas al año en países del Tercer Mundo. Lo hace porque disfruta ayudando a los demás. Y Elena, que opera cantando 'rock', es una mujer a quien le encanta disfrutar.

(…) P. Un rey, un premio Nobel, un presidente, ¿cambian ante un médico? ¿Se vuelven frágiles? E. Hay de todo. Personas muy famosas que son divos y otros que son tan normales como cualquiera. Y gente muy sencilla que, en ocasiones de estrés, se crece. No veo mucha diferencia entre las clases sociales; sí en tener o no educación. Y eso no depende de la clase social.

P. …, su padre falleció a finales de agosto pasado. ¿Cómo lo recuerda? E. Como un buen padre. Me parezco mucho a él y a mi madre. Algunas buenas amistades me lo recuerdan con ciertos gestos. Yo misma lo noto. Cuando recibí el premio CODESPA, dije: "Como hubiese dicho mi padre, es algo que nos empuja a seguir por el campo de la superación con paz, seguridad y amor", una de sus frases favoritas. Lo echamos de menos.

P. Y de su abuelo Ignacio heredó la pasión por los animales. E. Él tenía un pequeño zoo en esta terraza en el que había un puma, dos chimpancés, muchas aves… Antes no teníamos las técnicas actuales para captar la agudeza visual, así que, cuando mi abuelo tenía dudas sobre si certificar o no la incapacidad de un paciente, pasaba consulta con el puma. Si el cliente se sobresaltaba, ¡es que veía más de lo que decía!

P. Ser la cuarta, con su hermano Rafael, de la más prestigiosa saga de la oftalmología en Europa, ¿es un orgullo o un peso? E. Nunca ha sido un peso. Cuando decidí estudiar Medicina y hacerme oftalmólogo, las mujeres éramos un 25 % en las facultades. La responsabilidad caía sobre mi hermano y pocos esperaban que fuese a trabajar como médico. Muchas amigas de mi generación estudiaron una carrera que nunca ejercieron. Nunca fue un peso, siempre me sentí libre de hacer lo que desease.

P. ¿Estaba casi destinada a ser oftalmóloga? E. Siempre he disfrutado de todo lo que hago. Creo que es una actitud. [¿aptitud?] Mi hermana, Mariana, también creció en la clínica con nosotros pero ella es pintora. (…)

P. (…) ¿Fue difícil adaptarse a la mentalidad norteamericana? E. … Soy muy adaptable y me encanta viajar y conocer cosas nuevas; me encantó la experiencia. Mi padre estaba en un congreso y el director del National Eye le ofreció una beca para estudiantes extranjeros y no me lo pensé. Aunque al principio me pasó alguna cosa con el inglés que… (Risas).

P. ¡Cuénteme! E. En inglés hay muchas palabras con doble sentido, por ejemplo, to screw, que es atornillar y, también, acostarse con alguien. Yo venía de estudiar francés, así que cursé un intensivo de dos semanas nada más llegar. Cuando comencé la universidad aun tenía lagunas, claro. Un día compré unas estanterías para mi nuevo apartamento y esa noche me quedé colocándolas hasta las tantas. Dormí poco. Al día siguiente, en el laboratorio, me preguntaron qué me pasaba y contesté que me había pasado toda la noche “screwing”. ¡No veas las risas! Y yo repuse "¿No me creéis? ¡64 screws!". Y como las risas no cesaban y yo no entendía nada, acabé de arreglarlo: "¡Mirad, mirad, si hasta tengo callos en las manos!" (Risas). Me hice muy popular.

(…) P. (…) En 2,015 viajaron a Bangladés, República Dominicana y 15 países de África para operar a pacientes sin recursos. ¿Cómo son esas agotadoras jornadas de cirugía intensiva? E. No son agotadoras. Agota o fastidia cuando no hay pacientes para operar, cuando los encargados –autoridades de mando intermedio– no han sabido hacer el trámite y no tienes los 50 pacientes diarios que esperas. No viajas allí, con el gasto que implica, dejando de atender a pacientes en Barcelona, para operar solo a diez o 20 pacientes. A esas personas les devuelves la vista y, a veces, la vida, naturalmente, pero duele pensar que podrían haber sido muchos más. Hoy nuestra Fundación opera en esos viajes de 2.500 a 3.000 cataratas, más que muchas clínicas privadas de España.

P. ¿Ha pensado alguna vez si el … ejemplo de sus antecesores la empujó a hacer algo …. como trabajar en el tercer mundo con su Fundación? E. Probablemente. No creo que para demostrar nada, ojo, porque mi primer viaje fue casi por casualidad: la ONG SOS Infancia quería un oftalmólogo para visitar a unos niños en el sur de Senegal. Allí comprobé la necesidad que había y lo demás vino rodado. No busqué algo diferente, pero me enganchó y me encanta. En Barcelona disfruto operando, pero si yo tengo fiebre y me quedo en cama, los pacientes no quedan desatendidos. Nos los repartimos con los demás doctores. Allí sé que soy su única posibilidad para que puedan ver.

P. ¿Cómo son sus pacientes de esos países africanos? E. Los subsaharianos son distintos a los marroquíes y argelinos, que al ser mediterráneos son más expresivos. En Senegal también lo son, te están dando las gracias efusivamente antes de destaparles el ojo. En la isla de Ivo, en Mozambique, me llamaban “la gran diosa blanca que devuelve luz”.

P. Pero nunca se lo ha creído, ¿no? E. ¡No, por Dios! Es solo que he tenido la suerte de tener estas manos y haber aprendido un oficio con el que puedo ayudar a la gente. Tengo vocación de médico: mira, en la cínica para este jueves tengo programadas 23 cataratas. Me encanta trabajar y ayudar. Sobre todo cuando son niños. Y en África nos necesitan mucho.

P. ¿Qué supone operar a un niño? E. Quizá te da más satisfacción porque tienen toda una vida por delante y les facilitas que puedan ir al colegio, aprender a leer y conseguir algo para su futuro, que ya lo tienen bastante crudo. Hace un par de años tuvimos una paciente de 15 años en Angola que, además de cataratas, era hipermétrope. La operamos de ambos ojos ¡y cómo corría por los pasillos de la clínica! Un niño de Bangladés al que devolvimos la vista no sabía que haría en cuanto saliera del hospital. Ni siquiera tenía amigos, porque no podía salir de casa: si no ves, según en qué país, te puedes caer a una zanja e incluso comerte un animal salvaje. O atropellarte un coche, como nos pasó en Dakar. Era un viernes por la tarde, el anestesista llamó a su casa para informar de los trámites del visado –en casos muy complicados nos traemos al paciente– y la familia pensaba que estaba con nosotros. Nunca llegó a casa; la había atropellado un coche saliendo del hospital.

P. ¿Qué tipo de dolencia es la más frecuente? E. Estamos especializados en cataratas. También hay mucho glaucoma en África, pero este necesita un seguimiento más estricto y difícil de llevar. La malnutrición y la fuerte luz solar aumentan los casos. Y además, no hay tecnología ni oftalmólogos. Hace dos años en Mozambique había cinco para todo el país. En estos dos años nos hemos encargado de entrenar a tres MIR de último año, ahora hay alguno más.

P. Su abuelo Ignacio dejó dicho: «Que ningún paciente quede desatendido por no tener dinero». ¿En qué consistía ese mandato? E. Mi abuelo creó un servicio de dispensario en 1,941. Él atendía en el hospital de San Pablo y tenía su clínica. Como no quería que ningún paciente quedase desatendido, en aquella época había literalmente dos puertas: la de consulta privada y la de dispensario u obra social. Si una persona tenía que operarse y no disponía de recursos, debía traer un "certificado de pobreza" y con eso accedían a los mismos servicios que quien venía de Arabia Saudí cargado de petróleo.

P. ¿Funciona hoy este servicio? E. Sí, sí, desde luego. A través del dispensario llegan personas humildes y el paciente solo se hace cargo del coste de material, instrumentista, anestesista y quirófano. El oftalmólogo no cobra. Y si aun así no llegan a poder pagar este precio, nuestro asistente social estudia si la Fundación les financia toda la operación. No conozco ninguna otra clínica privada en Europa que ofrezca este servicio.

(…) P. Tiene dos hijos: Rodrigo y Stefano. El primero es productor musical y ‘Dj’; el segundo iba para médico pero… E. …Stefano dejó la Medicina, ¡pero está muy contento! No era la suyo; … ahora estudia Periodismo. También hace de DJ con un tipo de música distinta a la que le gusta a su hermano. Para Rodrigo, la música es su pasión: compone, va a clases y pincha.

P. Se ha divorciado dos veces. ¿Cuesta aguantar su ritmo? E. Es posible (risas). Yo reconozco que no soy fácil. Tengo mucho carácter, necesito mi espacio y soy tremendamente independiente. Pero estoy muy contenta sola, tengo muchos amigos y mucha gente que me quiere. No pocos días escojo quedarme en casa sola y tranquila para desconectar.

P. Y desconecta con... E. Viendo películas con mis hijos, jugando en el pad [¿Ipad?], al trivial, paseando con mi perro, comiendo sushi y leyendo novelas. Ojo, nada espeso sino de evasión; por ejemplo, 50 sombras de Grey, aunque los leí en diagonal (risas). Y me encanta la música. Cuando opero, pongo mi lista de Spotify con rock y canto a mis pacientes. A ellos también les gusta. Se relajan más.

LAS RECETAS DE LA ABUELA.
La gastronomía de Cataluña (España) forma parte de la dieta mediterránea e incluye gran variedad de productos del mar, de la montaña y de la huerta. La cocina catalana ha aportado todo un grupo de platos que ya son conocidos en distintos lugares del mundo.

El alioli (del catalán all-i-oli que significa “ajo y aceite”), el sofrito y el romesco son las salsas más características que se utilizan en la cocina catalana. El romesco consiste en una mezcla de tomate, pimientos de romesco, ajo asado, perejil, almendras, avellanas, piñones y pan que se añade a distintos guisos.

En Cataluña el pescado suele ser de agua salada, abundando las recetas con rape, mero y otros pescados que aguantan las largas cocciones de los suquets [cazuela o marmita] y sopas de pescado, a veces con arroz. Los pescados de roca (como el rape y el cabrachoescórpora) son muy apreciados. Otros pescados blancos que también se comen son el gallo, el lenguado o la merluza. El pescado azul es especialmente popular, en especial las anchoas, las sardinas (sobre todo las más pequeñas), la caballa y el atún. Tampoco puede faltar el bacalao desalado.

El pescado en filetes suele comerse frito, pasado por harina y a veces huevo, o a la plancha. También en cazuelas de barro con hortalizas y normalmente un sofrito y una picada*. Las sopas de pescado son frecuentes y variadas. Al horno suele prepararse en panadera (con rodajas de patata y tomate). [*La picada es una de las bases esenciales y particulares de la cocina catalana. No es una salsa autónoma como el alioli o el romesco sino más bien una técnica culinaria que consiste en picar ciertos ingredientes en un mortero para añadirlos a la cocción del plato o salsa que se quiere condimentar. Sirve para acabar de ligar una salsa o el jugo y dar un toque final siempre mejor a recetas de todo tipo. es.wikipedia.org]

Receta de: Suquet de peix:


Ingredientes:
12 patatas nuevas pequeñas.
250 gr ≈ 1 vaso de rape.
8 gambas (Crustáceo semejante al langostino, pero algo menor) rojas. (Palamós, Denia,...)
Caldo de pescado o de marisco.
1 cebolla mediana.
1 pimiento rojo pequeño.
2 dientes de ajo.
Perejil.
Sal al gusto.

Para la picada:
50 gr de almendras tostadas.
2 rebanadas de pan, perejil.
2 ajos, unas hebras de azafrán.
Sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.

Preparación:
1. En una cazuela con aceite de oliva, sofreímos todos los ingredientes de la picada durante 2-3 minutos hasta que se doren. Los pasamos a un mortero, machacando hasta obtener una pasta. Reservamos

2. En el aceite utilizado para este sofrito, añadimos la cebolla cortada fina, cuando empiece a dorarse añadimos los tomates pelados y también cortados finos. Lo dejamos sofreír unos 3-4 minutos. A este sofrito, le añadimos el caldo de pescado o el agua. Removemos y añadimos las patatas peladas y cortadas en rodajas de ≈ medio centímetro. Pasados unos minutos, a la picada que hemos reservado en el mortero, se le añade un poco de caldo para trabajarla un poco más y la incorporamos.

3. Cuando las patatas estén a medio hacer, se añaden los pescados, bien en rodajas o cortados por el lomo. Cuando estén casi listos se añaden, por último, las gambas. Se comprueba el punto de sal. Se deja reposar y se sirve bien en la misma cazuela o en platos individuales.

DEL HOGAR Y ALGO MÁS…

La equinácea es una planta que tiene la capacidad de reforzar el sistema inmunitario.

Sin duda, el uso más frecuente de la equinácea, y por el que es más conocida, es para reducir los síntomas del resfriado común. Esto se debe a sus dos principales propiedades: 1) su capacidad para reforzar y potenciar el sistema inmunitario–, es un antibiótico natural capaz de activar nuestra producción de leucocitos-, y 2) como antiinflamatorio.

Está demostrado [cita requerida] que la equinácea contribuye a disminuir la fiebre, la mucosidad y la tos asociadas no sólo al resfriado sino también a otras enfermedades del sistema respiratorio, facilitando y acelerando con ello el proceso de recuperación, y aunque en cierta medida contribuye a su prevención, los estudios médicos no confirman de forma definitiva que tomándola de forma previa podamos evitar dichas patologías, aunque sí minimizar sus efectos.

… no sólo se emplea para las enfermedades del aparato respiratorio (sinusitis, bronquitis, faringitis…), sino que esta planta también tiene otras aplicaciones – en su mayoría relacionadas con los procesos infecciosos, ya que actúa como bloqueador de la acción de virus y bacterias–, como son:

Infecciones vaginales, genitales o sífilis. De hecho, esta última enfermedad fue una de las primeras aplicaciones médicas de la equinácea; dolores de garganta e inflamación de amígdalas; Malaria; difteria; enfermedades del aparato circulatorio, como el reumatismo o la septicemia; infecciones de oído; Migrañas; infecciones de encías; orzuelos; Indigestión; infecciones del tracto urinario.

La equinácea también está recomendada en aquellos casos de pacientes a los que se les haya diagnosticado un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), así como el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) o incluso en personas con cáncer, debido a su capacidad antiinflamatoria y de reforzamiento del sistema inmune, ya mencionadas.

Además de estas propiedades anteriormente descritas y por tratarse de un potente cicatrizante, también puede aplicarse de forma tópica para tratar diferentes infecciones y patologías en la epidermis, que pueden ser desde heridas, quemaduras y eccemas hasta la psoriasis, pasando por el herpes, las picaduras, furúnculos, hemorroides o los abscesos, entre otros.


INFORMACIONES ÚTILES PARA MEJORAR NUESTRA SALUD:
¿Por qué aparece la pancita de mediana edad? Fuente: Institutos Nacionales de la Salud -

Ostras y la vibriosis Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

¿Por qué una soda con una hamburguesa engordan tanto? Las bebidas ricas en azúcar en combinación con la proteína hacen que el cuerpo almacene grasa adicional, encuentra un estudio.

No todos los alimentos de origen vegetal son iguales Un análisis encontró que solo las frutas, verduras y granos saludables protegían de la enfermedad cardiaca.

Una dieta saludable podría ayudar a proteger de la demencia Unos nuevos estudios sugieren que sí, comer bien podría mejorar la función del cerebro.

La lactancia reduce el riesgo de cáncer de mama de la madre También reduce el riesgo futuro de cáncer del niño, informa un instituto oncológico.

Consumir proteínas en las tres comidas podría ayudar a conservar la fuerza de las personas mayores Retrasa el declive muscular, sugieren unos investigadores canadienses. Los vínculos son de HealthDay, si no se especifica otra fuente.

POESÍA.

PARA REFRESCAR.







1. Ya no me escuchas: - Ya no me escuchas cuando te hablo Antonio.
- Lo que quieras cariño, una tortilla o lo que te venga bien, tampoco tengo mucha hambre.

2. Pastillas para el cansancio: En la farmacia: - ¿Tienen pastillas para el cansancio? - Están agotadas.

3. En la escena del crimen: - ¡Hola! John, soy de narcóticos. - Javier, yo soy más de cubatas [cubalibre] de toda la vida.

4. Dos noticias de Pepito: - Papá, tengo una buena y una mala noticia... - Empieza por la buena, dame una alegría anda... - ¡Los airbags de tu coche funcionan muy bien!

5. Despedida científica: - ¿Cómo se despiden los químicos? - Ácido un placer. Los chistes son de 1000chistes.com

Si este blog ha sido de su agrado recomiéndelo a sus amigos. Gracias. Yskra y Romel.

Próxima edición: 25 o 26 de octubre, si todo va bien.

El blog http://www.mangoconarrozdos.blogspot.com.es se hace sin ánimo de lucro. No percibimos ingresos por él. Sólo lo creamos para intentar brindarle información. Por razones de espacio algunos textos han sido resumidos. Si desea leer completo el tema, debe ir al vínculo al pie del texto. Han sido preservados los datos esenciales. Salvo que se especifique lo contrario, las negritas, itálicas, y subrayados son del Editor. El sentido de (…) y de… es indicar que se ha condensado el original. Los comentarios entre [ ] son del Editor. Nuestros blogs son posibles por los servicios gratuitos de diferentes empresas internacionales de comunicación y los Alertas de Google. Gracias.

free counters

miércoles, 27 de septiembre de 2017

291. Cuentos.

Un expreso del futuro. Cuento breve de Julio Verne. (Publicado por primera vez en 1,895.)

-Ande con cuidado -gritó mi guía-. ¡Hay un escalón! Descendiendo con seguridad por el escalón de cuya existencia así me informó, entré en una amplia habitación, iluminada por enceguecedores reflectores eléctricos, mientras el sonido de nuestros pasos era lo único que quebraba la soledad y el silencio del lugar.

¿Dónde me encontraba? ¿Qué estaba haciendo yo allí? Preguntas sin respuesta. Una larga caminata nocturna, puertas de hierro que se abrieron y se cerraron con estrépitos metálicos, escaleras que se internaban (así me pareció) en las profundidades de la tierra… No podía recordar nada más. Carecía, sin embargo, de tiempo para pensar.

-Seguramente usted se estará preguntando quién soy yo -dijo mi guía-. El coronel Pierce, a sus órdenes. ¿Dónde está? Pues en EE.UU., en Boston… en una estación. -¿Una estación?

-Así es; el punto de partida de la Compañía de Tubos Neumáticos de Boston a Liverpool. Y con gesto pedagógico, el coronel señaló dos grandes cilindros de hierro, de aproximadamente un metro y medio de diámetro, que surgían del suelo, a pocos pasos de distancia.

Miré esos cilindros, que se incrustaban a la derecha en una masa de mampostería, y en su extremo izquierdo estaban cerrados por pesadas tapas metálicas, de las que se desprendía un racimo de tubos que se empotraban en el techo; y al instante comprendí el propósito de todo esto.

¿Acaso yo no había leído, poco tiempo atrás, en un periódico norteamericano, un artículo que describía este extraordinario proyecto para unir Europa con el Nuevo Mundo mediante dos colosales tubos submarinos? Un inventor había declarado que el asunto ya estaba cumplido. Y ese inventor -el coronel Pierce- estaba ahora frente a mí.

Recompuse mentalmente aquel artículo periodístico. Casi con complacencia, el periodista entraba en detalles sobre el proyecto. Informaba que eran necesarios más de tres mil millas [≈4,500 km] de tubos de hierro, que pesaban más de trece millones de toneladas, sin contar los buques requeridos para el transporte de los materiales: 200 barcos de dos mil toneladas, que debían efectuar treinta y tres viajes cada uno.

Esta “Armada de la Ciencia” era descrita llevando el hierro hacia dos navíos especiales, a bordo de los cuales eran unidos los extremos de los tubos entre sí, envueltos por un triple tejido de hierro y recubiertos por una preparación resinosa, con el objeto de resguardarlos de la acción del agua marina.

Pasado inmediatamente el tema de la obra, el periodista cargaba los tubos (convertidos en una especie de cañón de interminable longitud) con una serie de vehículos, que debían ser impulsados con sus viajeros dentro, por potentes corrientes de aire, de la misma manera en que son trasladados los despachos postales en París.

Al final del artículo se establecía un paralelismo con el ferrocarril, y el autor enumeraba con exaltación las ventajas del nuevo y osado sistema. Según su parecer, al pasar por los tubos debería anularse toda alteración nerviosa, debido a que la superficie interior del vehículo había sido confeccionada en metal finamente pulido; la temperatura se regulaba mediante corrientes de aire, por lo que el calor podría modificarse de acuerdo con las estaciones; los precios de los pasajes resultarían sorprendentemente bajos, debido al poco costo de la construcción y de los gastos de mantenimiento… Se olvidaba, o se dejaba aparte cualquier consideración referente a los problemas de la gravitación y del deterioro por el uso.

Todo eso reapareció en mi conciencia en aquel momento.

Así que aquella “Utopía” se había vuelto realidad ¡y aquellos dos cilindros que tenía frente a mí partían desde este mismísimo lugar, pasaban luego bajo el Atlántico, y finalmente alcanzaban la costa de Inglaterra!

A pesar de la evidencia, no conseguía creerlo. Que los tubos estaban allí, era algo indudable, pero creer que un hombre pudiera viajar por semejante ruta… ¡jamás! -Obtener una corriente de aire tan prolongada sería imposible -expresé en voz alta aquella opinión.

-Al contrario, ¡Absolutamente fácil! -protestó el coronel Pierce-. Todo lo que se necesita para obtenerla es una gran cantidad de turbinas impulsadas por vapor, semejantes a las que se utilizan en los altos hornos. Éstas transportan el aire con una fuerza prácticamente ilimitada, propulsándolo a mil ochocientos kilómetros horarios… ¡Casi la velocidad de una bala de cañón! De manera tal que nuestros vehículos con sus pasajeros efectúan el viaje entre Boston y Liverpool en dos horas y cuarenta minutos. -¡Mil ochocientos kilómetros por hora!- exclamé.

-Ni uno menos. ¡Y qué consecuencias maravillosas se desprenden de semejante promedio de velocidad! Como la hora de Liverpool está adelantada con respecto a la nuestra en cuatro horas y cuarenta minutos, un viajero que salga de Boston a las 9, arribará a Liverpool a las 3:53 de la tarde. ¿No es este un viaje hecho a toda velocidad? Corriendo en sentido inverso, hacia estas latitudes, nuestros vehículos le ganan al Sol más de novecientos kilómetros por hora, como si treparan por una cuerda movediza. Por ejemplo, partiendo de Liverpool al medio día, el viajero arribará a esta estación a las 9:34 de la mañana… O sea, más temprano que cuando salió. ¡Ja! ¡Ja! No me parece que alguien pueda viajar más rápidamente que eso.

Yo no sabía qué pensar. ¿Acaso estaba hablando con un maniático?… ¿O debía creer todas esas teorías fantásticas, a pesar de la objeciones que brotaban de mi mente?

-Muy bien, ¡Así debe ser! -dije-. Aceptaré que lo viajeros puedan tomar esa ruta de locos, y que usted puede lograr esta velocidad increíble. Pero una vez que la haya alcanzado, ¿cómo hará para frenarla? ¡Cuando llegue a una parada todo volará en mil pedazos!

-¡No, de ninguna manera! -objetó el coronel, encogiéndose de hombros-. Entre nuestros tubos (uno para irse, el otro para regresar a casa), alimentados consecuentemente por corrientes de direcciones contrarias, existe una comunicación en cada junta. Un destello eléctrico nos advierte cuando un vehículo se acerca; librado a su suerte, el tren seguiría su curso debido a la velocidad impresa, pero mediante el simple giro de una perilla podemos accionar la corriente opuesta de aire comprimido desde el tubo paralelo y, de a poco, reducir a nada el impacto final. ¿Pero de qué sirven tantas explicaciones? ¿No sería preferible una demostración?

Y sin aguardar mi respuesta, el coronel oprimió un reluciente botón plateado que salía del costado de uno de los tubos. Un panel se deslizó suavemente sobre sus estrías, y a través de la abertura así generada alcancé a distinguir una hilera de asientos, en cada uno de los cuales cabían cómodamente dos personas, lado a lado.

-¡El vehículo! -exclamó el coronel-. ¡Entre! Lo seguí sin oponer la menor resistencia, y el panel volvió a deslizarse detrás de nosotros, retomando su anterior posición. A la luz de una lámpara eléctrica, que se proyectaba desde el techo, examiné minuciosamente el artefacto en que me hallaba.

Nada podía ser más sencillo: un largo cilindro, tapizado con prolijidad; de extremo a extremo se disponían cincuenta butacas en veinticinco hileras paralelas. Una válvula en cada extremo regulaba la presión atmosférica, de manera que entraba aire respirable por un lado, y por el otro se descargaba cualquier exceso que superara la presión normal.

Luego de perder unos minutos en este examen, me ganó la impaciencia: -Bien -dije-. ¿Es que no vamos a arrancar? -¿Si no vamos a arrancar? -exclamó el coronel Pierce-. ¡Ya hemos arrancado!

Arrancado… sin la menor sacudida… ¿cómo era posible?… Escuché con suma atención, intentando detectar cualquier sonido que pudiera darme alguna evidencia.

¡Si en verdad habíamos arrancado… si el coronel no me había estado mintiendo al hablarme de una velocidad de mil ochocientos kilómetros por hora… ya debíamos estar lejos de tierra, en las profundidades del mar, junto al inmenso oleaje de cresta espumosa por sobre nuestras cabezas; e incluso en ese mismo instante, probablemente, confundiendo al tubo con una serpiente marina monstruosa, de especie desconocida, las ballenas estarían batiendo con furiosos coletazos nuestra larga prisión de hierro!

Pero no escuché más que un sordo rumor, provocado, sin duda, por la traslación de nuestro vehículo. Y ahogado por un asombro incomparable, incapaz de creer en la realidad de todo lo que estaba ocurriendo, me senté en silencio, dejando que el tiempo pasara.

Luego de casi una hora, una sensación de frescura en la frente me arrancó de golpe del estado de somnolencia en que había caído paulatinamente. Alcé el brazo para tocarme la cara: estaba mojada.

¿Mojada? ¿Por qué estaba mojada? ¿Acaso el tubo había cedido a la presión del agua… una presión que obligadamente sería formidable, pues aumenta a razón de una “atmósfera” por cada diez metros de profundidad?

Fui presa del pánico. Aterrorizado, quise gritar… y me encontré en el jardín de mi casa, rociado generosamente por la violenta lluvia que me había despertado. Simplemente, me había quedado dormido mientras leía el articulo de un periodista norteamericano, referido a los extraordinarios proyectos del coronel Pierce… quien a su vez, mucho me temo, también había sido soñado. [No creo que sea necesario un tubo de estas características en nuestro mundo, pero ya se está proyectando y probando para trayectos más cortos. Es un sueño que será realidad. La Editora.]

Fuente y foto: https://narrativabreve.com/2013/11/cuento-breve-julio-verne-expreso-futuro.html

Sobre este cuento: Verne anticipa esta posibilidad actual: “¿Buenos Aires-Córdoba en dos horas por un tubo [≈700 km]? Un proyecto argentino compite para construir el sueño de Elon Musk. El Hyperloop One será autónomo, subterráneo y no emitirá gases nocivos a la atmósfera. El Grupo Roggio es uno de los 35 semifinalistas del Desafío Global Hyperloop One, el transporte de propulsión electromagnético que ideó Elon Musk.


El escritor francés Julio Gabriel Verne (1,828-1,905), autor de novelas y cuentos, muchos de ellos ambientados en el futuro, fue todo un visionario: prueba de ello es este cuento, “Julio Verne es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo. (1)​ Desde 1,979 es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie. (2)​ Es considerado, junto con H. G. Wells, el «padre de la ciencia ficción». (3)​ Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia. (4)​” “Existen varias similitudes con el primer verdadero viaje a la Luna, el del Apolo 8 en 1,968: en la nave viajan tres astronautas, EE.UU. es el promotor y productor de la hazaña, despegan desde el estado de Florida, escapan de la gravedad terrestre a 11 km por segundo, requieren de 150 horas de viaje para llegar a la Luna, no alunizan sino que orbitan varias veces alrededor del satélite, y luego regresan a la Tierra.” Fue precursor de la ciencia ficción y de la moderna novela de aventuras. (9, ​10)​ Fue un estudioso de la ciencia y la tecnología de su época, lo que —unido a su gran imaginación y a su capacidad de anticipación lógica— le permitió adelantarse a su tiempo, describiendo entre otras cosas los submarinos (el «Nautilus» del capitán Nemo, de su famosa Veinte mil leguas de viaje submarino), (11)​ el helicóptero (un yate que en la punta de sus mástiles tiene hélices que lo sostienen, en Robur el conquistador). (12)” Otro anticipo científico que Verne incorpora a su literatura es la olla de presión o exprés. “El primer intento conocido de cocinar a presión ocurrió en 1,679 cuando el físico francés, Denis Papin, que es más reconocido por su trabajo sobre el poder del vapor, inventó el digesteur o "digestor a vapor"… Papin presentó su invento en la «Royal Society» de Londres en el año 1,681, pero la novedad no prosperó y quedó como un estudio científico más. Habría que esperar hasta el siglo XX para que se popularizase el invento y se fabricaran ollas a presión. En 1,919 se concede la primera patente de lo que se denominó olla exprés a José Alix Martínez, residente en Zaragoza (España).” Fuente: entrecomillados de es.wikipedia.org

La Ciencia Ficción tiene vertientes sociales y técnicas. Se trata de anticipar cambios futuros en esos campos, basados en los conocimientos actuales proyectados hacia otra época. El físico Asimov juega y anticipa hechos que serán realidad dentro de décadas o siglos. Otros lo hacen con posibles cambios sociales, con mayor o menor acogida y éxito. El resto son aventuras, o desventuras, literarias.

LAS RECETAS DE LA ABUELA.
Fruto de la evolución multicentenaria de la nación francesa, su gastronomía ha ido reinventándose sucesivamente con el paso de la historia, los movimientos sociales, políticos o artísticos, la evolución en el tipo de jornada laboral y el acceso a nuevas y diversas materias primas. El origen de las diversas vanguardias culinarias fue siempre la ciudad de París, donde residían los chefs encargados de la realeza, figuras en algunos casos de extrema importancia en la sociedad de la época y cuya influencia se extendía al resto del Reino y del orbe…

La comida diaria del hombre de a pie durante la Edad Media era repetitiva, de subsistencia y totalmente dependiente de las materias disponibles en el entorno más cercano. Es sólo durante los banquetes servidos a la aristocracia cuando se trata de desarrollar platos más elaborados, base de la gastronomía medieval. En estos banquetes los platos se servían todos al mismo tiempo (service en confusion) y eran comidos con las manos. Primaban las carnes, acompañadas de pesadas salsas y mostazas y las tartas, que servían más a consideraciones prácticas y de manejo que culinarias (hasta la Baja Edad Media no aparece la pasta brisa). Otra forma habitual de preparar los alimentos era machacarlos hasta reducirlos a purés o pastas, basándose en la creencia muy extendida de que eso facilitaba la asimilación de los nutrientes. (4)

Los banquetes terminaban con un issue de table que con el tiempo evoluciona hacia el concepto actual de postre. Típicamente se podía tratar de grajeas o peladillas, quesos o vinos especiados como el hipocrás. (5)​

Los ingredientes variaban con el flujo de las estaciones (y las restricciones del calendario eclesiástico), existiendo métodos rudimentarios para la conservación de alimentos. El ganado era sacrificado a principios del invierno y su carne ahumada o salada, mientras que las frutas, semillas o raíces se hervían en miel.

Para conservar vivos carpas, anguilas, tencas o besugos, se creaban estanques artificiales. La carne de algunos mamíferos como ballenas, delfines o marsopas se consideraba pescado y era consumida durante la Cuaresma. (6)​ La avicultura, incluyendo palomas y pichones, estaba reservada a las élites mientras que la caza (liebres, conejos, jabalís, aves o venados) era muy apreciada aunque difícil de conseguir.

Ave asándose en un espetón. Bajo el mismo hay una vasija para recoger los jugos y reutilizarlos para salsas. Ilustración del Decamerón, Flandes, 1,432. Fuente: es.wikipedia.org

Las especias como pimienta, canela, nuez moscada o clavo ya eran empleadas pese a que su precio era muy elevado y se conservaban como auténticos tesoros. Además se daba el uso de otras más infrecuentes hoy en día como hisopo, poleo, ruda o tanaceto y de algunas completamente desaparecidas de la cocina actual como cubeb, granos del paraíso o pimienta larga. Por otro lado, se utilizaba para condimentar vinagre o verjus combinado con azúcar o miel.

Una señal de refinamiento muy apreciada era el uso de colores llamativos. Esto se fomentaba por ejemplo con preparados de zumo de espinaca y puerro para el verde, azafrán y yema de huevo para el amarillo, girasol para el rojo o verrucaria para el púrpura. En la decoración se empleaban láminas de oro y plata, lo que permitía construcciones muy vistosas. Uno de los platos estrella en este sentido era el cisne o la variedades ya descubiertas de pavo asado y decorado con sus plumas en incrustaciones de oro en pico y patas (generalmente rellenos con carne de otras aves más sabrosas como ganso o pollo). (7)​

BOEUF BOURGUIGNON (Receta francesa.)

Foto Canal Cocina.

Ingredientes:
½ botella de vino tinto.
1½ kg de carne de res.
200 g de panceta ahumada.
400 g de zanahoria.
400 g de cebolla.
2 dientes de ajo.
1 hoja de laurel.
1 chorrito de aceite.
⅓ l de caldo.
1 rama de perejil.
Sal y pimienta al gusto.

Procedimiento:
1- Corta la carne en cubos. Pela y pica el ajo, la cebolla, las zanahorias, y córtalas en rodajas gruesas.

2- En una cazuela, rehoga en aceite las zanahorias, la panceta, la cebolla, el ajo y la carne.

3- Vierte el vino y el caldo. Añade la sal y la pimienta.

4- Tapa y cocina a fuego lento 2½ horas. Espesa la salsa si es necesario.

5-Servir caliente y decorar con ramitas de perejil. [Es muy fácil sembrar perejil en una maceta pequeña, que reciba sol, para poderlo utilizar fresco en tu cocina.]

6.-Puedes acompañar con pastas frescas o patatas al vapor.

Puedes marinar la carne y las verduras en el vino tinto durante 24 horas y añadir champiñones u otra verdura.

DEL HOGAR Y ALGO MÁS…
Annona muricata, guanábano/a (3)​ entre otros muchos nombres, es un árbol de la familia amilia Annonaceae, cultivada en muchos países tropicales por sus frutos comestibles.
La guanábana pesa, en promedio, 2.9 Kg de, los cuales 75.6% corresponden a la pulpa, el 4.8% es semilla; el 12.7% corresponde a la cáscara y el 6.9 al raquis (centro); sus frutos son dulces 17.2 grados y posee, en promedio, 171 semillas por fruto…

Annona proviene del Taíno (annon), muricata, palabra latina que significa "erizado", en referencia al aspecto de la piel del fruto. Annona muricata fue descrito por Carlos Linneo… (4)​

No se conoce con certeza su lugar de origen pero se considera nativa de Mesoamérica y Sudamérica. Se encuentra por toda América tropical y el Caribe… La fruta es una fuente excepcional de vitamina C, y de vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, hierro, magnesio y potasio.


INFORMACIONES ÚTILES PARA MEJORAR NUESTRA SALUD:
¿Resulta una vida más larga al consumir una mejor dieta? Un estudio de gran tamaño sugiere que nunca se es demasiado mayor para beneficiarse del compromiso de comer de forma más saludable.


Dormir bien podría ayudarle a evitar la comida chatarra Los empleados bien descansados son menos propensos a comer de más en un día estresante, encuentra un estudio.

¿Pueden los edulcorantes artificiales aumentar las probabilidades de obesidad? Los productos no conducen a una pérdida significativa de peso, e incluso se vinculan con el aumento de peso, encuentra una revisión de la investigación.

¿Son más propensos al cáncer de próstata agresivo los hombres grandes? Un estudio encontró que los hombres con más estatura y más peso eran más propensos a desarrollarlo y a morir por su causa. Los vínculos son de HealthDay, si no se especifica otra fuente.

POESÍA.

PARA REFRESCAR.
El experimento sueco que busca curar el estrés laboral www.apertura.com El contacto con la naturaleza es la clave, según el organismo de promoción turística de aquel país.

Manijas, picaportes y aldabas poco comunes. - Taringa! Palabra "aldaba" es de origen árabe y se refiere a una pieza de metal, hierro y bronce, por lo general, que se coloca en las puertas para l...

¿Sabias el origen del nombre del Vaticano? te sorprenderás - Taringa!  Quizá nunca se lo preguntaron, si eres uno de ellos te sorprenderá conocer el origen del nombre de la Santa Sede. Ciudad del Vaticano ...

Esto encontraron en el sótano de un orfanato - Taringa! [Información no contrastada con otras fuentes. Interesante o entretenida.]

13 COSAS COTIDIANAS que FUERON INVENTADAS con otros FINES Subido por GeCeTe. Vídeo de seis minutos interesante, aunque un poco lento.


¿Qué tienen de parecido un árbol y un borracho? En que el árbol empieza en el suelo y termina en la copa y el borracho empieza en la copa y termina en el suelo.

La serpiente: ¡Mamaaaaa! ¿Qué? Me acaba de morder una serpiente. ¿Cobra?
No, me mordió gratis.

Sueldo: Jefe, ¡aumente el sueldo que hay 4 empresas detrás de mí! ¿Cuáles son?
El cable, el gas, la luz y el teléfono.

Jaimito y el examen: El papá le dice a Jaimito: hijo si sales mal en el examen de mañana, ¡olvídate que soy tu padre. Al día siguiente el padre pregunta: Jaimito, ¿cómo saliste en el examen?
¡Ay! ¿Y tú quien eres?

Toc, Toc: TOC, TOC ¿quién es? El amor de tu vida. ¡Eso no es cierto, el chocolate no habla! Los chistes son de www.cerotec.net

Curiosidades de la música clásica:
Infortunado desenlace: Jean-Baptiste Lully era el máximo responsable musical en la corte del rey francés Luis XIV. Para rogar a Dios por la pronta recuperación del monarca que estaba enfermo compuso un Te Deum, que él mismo se encargo de dirigir. Lully dirigía, no con batuta como es habitual en nuestros días, sino golpeando contra el suelo un gran bastón, y se golpeo el pie en el curso de la interpretación del Te Deum. La herida gangrenó tras provocarle una septicemia y el compositor murió al cabo de pocas semanas. [Les traemos un vídeo de 2.2 mt: subido por mephisto01cl en 2,009.] https://www.youtube.com/watch?v=Sy-yugPw_X8

Ritmo corporal: El compositor John Cage cuenta que, en cierta ocasión entró en una cámara anecoica para hacer experimentos en un ambiente en el que no se oyera ningún sonido. Cage escuchó con toda atención y afirmo que, a pesar de todo, oía dos sonidos, uno grave y otro agudo. Los científicos le informaron de que el sonido grave era su propia sangre circulando y el agudo su sistema nervioso funcionando. Cage llegó a la conclusión de que el silencio absoluto no existe.

Profundo secreto: Piotr Ilich Tchaikovski luchaba por mantener su homosexualidad en secreto. Debido a ello intentó llevar una vida heterosexual para guardar las apariencias. Se casó con una mujer, pero el matrimonio fracasó a tal grado que el músico arregló la situación para no tener que ver nunca más a su ex esposa. Debido a su sexualidad reprimida, existe la hipótesis de que su muerte se haya producido por suicidio.

Un talentoso prejuicioso: Richard Wagner era un dramaturgo con ideas políticas y sociales muy arraigadas; éstas lo llevaron a desarrollar un marcado anti judaísmo. A la fecha, la ejecución de sus obras en Israel es motivo de protestas encabezadas por los sobrevivientes del Holocausto. Uno de sus más fervientes admiradores fue Adolfo Hitler quien lo disfrutaba de un manera épica.

Si este blog ha sido de su agrado recomiéndelo a sus amigos. Gracias. Yskra y Romel.

Próxima edición: 11-12 de octubre.

El blog http://www.mangoconarrozdos.blogspot.com.es se hace sin ánimo de lucro. No percibimos ingresos por él. Sólo lo creamos para intentar brindarle información y entretenimiento. Por razones de espacio algunos textos han sido resumidos. Si desea leer completo el tema, debe ir al vínculo al pie del texto. Han sido preservados los datos esenciales. Salvo que se especifique lo contrario, las negritas, itálicas, y subrayados son del Editor. El sentido de (…) y de… es indicar que se ha condensado el original. Los comentarios entre [ ] son del Editor. Nuestros blogs son posibles por los servicios gratuitos de diferentes empresas internacionales de comunicación y los Alertas de Google. Gracias.

free counters